Perfil – Javier Estrella Vázquez

Nació en la ciudad de Cuenca, el 20 de diciembre de 1940, a dos cuadras del parque Calderón como a él le gustaba referirse, en la casa de sus abuelos maternos Dr. Carlos Rigoberto Vintimilla Jaramillo y doña Hortensia Vintimilla Mata, ubicada en la calle Sucre y Mariano Cueva. Sus padres fueron el Mayor de Caballería Carlos Estrella Cox, quien llegó desde Quito a establecerse en Cuenca y Doña Paulina Vintimilla Vintimilla, siendo el primer hijo del matrimonio. Inició su vida estudiantil entre la Escuela San Francisco de Borja de la Compañía de Jesús y la Escuela de los Hermanos Cristianos actual Colegio La Salle; cursó los estudios secundarios en el Colegio Rafael Borja y luego de obtener su título de bachillerato ingresó a las facultades de Derecho y Economía en la Universidad de Cuenca, dedicándose por completo a la carrera de Derecho, especialmente por la influencia de su abuelo y tíos maternos, quienes estuvieron muy vinculados a la abogacía, a la actividad política nacional y a la vida pública en el Austro del país.

Adicional a ello, estuvo muy cercano a personajes que en su mayoría vivían en la ciudad de Cuenca por aquella época, como por ejemplo: Carlos y Agustín Cueva Tamariz, Andrés F. Córdova Nieto, Gonzalo y Rodrigo Cordero Crespo, Gabriel Cevallos García; Celiano, Mario y Carlos Enrique Vintimilla, Eugenio Moreno, Rafael y Reinaldo Chico Peñaherrera, Tarquino Vázquez Peña, Luis Guillermo Peña Delgado, César Fernández Márquez, Antonio Borrero Vega, Pío Corral Moscoso, Rodrigo Montesinos Vega, Jorge Maldonado Aguilar, así como a los doctores Estuardo Hurtado Larrea y Gustavo Chávez Estrella en Quito y así un sinnúmero de insignes juristas, políticos e intelectuales que con toda seguridad influyeron en su decisión de
seguir por la senda del Derecho.

Posteriormente el 31 de diciembre de 1966 se casó con doña Sara Vázquez Cordero, con quien tuvo cuatro hijos: Juan Fernando, María del Carmen, Ana Isabel y Javier. Su fallecimiento ocurrió el 31 de mayo del 2017. En el año 1964, ingresó a trabajar como Auxiliar en el Juzgado de Inquilinato de Cuenca, hasta 1967 año en el cual es ascendido a Oficial Mayor del Juzgado IV Provincial del Azuay; el 24 de abril de 1969 es nombrado Secretario del Juzgado III del Crimen; en 1972 obtiene su título de Licenciado en Ciencias Políticas y Sociales y en septiembre de 1974 obtiene el título de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de los Tribunales de Justicia de la República; en diciembre de 1974 fue designado Agente Fiscal del Juzgado II del
Crimen del Azuay, cargo que lo ocupó hasta 1980 y en septiembre de 1984 ingresó al Ministerio Público presentando su carta de renuncia en ese mismo año.

De 1984 hasta 1995, se desempeñó como Abogado de la Contraloría General del Estado y paralelamente a ello ya que no había prohibición legal alguna, ejerció libremente la profesión desde 1984 hasta abril de 1998, en virtud de que en mayo de ese año sería designado Ministro Juez de la H. Corte Superior de Justicia del Azuay, desempeñándose también como Presidente de la Tercera Sala en dos períodos por los años 2000 y 2003 y un año como Presidente de la Primera Sala de la Penal, Colusorio y Tránsito de la Corte Superior de Justicia en el año 2006; habiendo sido designado como Presidente de la Comisión de lo Penal, Colusorio y de Tránsito de la Corte Superior de Justicia de Cuenca. Su separación de la Función Judicial se produjo en el año 2007, en medio de una situación muy particular en la cual el presidente de la República en el período
comprendido del 2003 al 2005 declaró cesados a los Ministros de la Corte Suprema de Justicia, en flagrante atropello a la carrera y estabilidad judicial provocando un caos a nivel nacional e institucional que duró algún tiempo más en todo el país, convocándose posteriormente a los respectivos concursos públicos de méritos y oposición, para posterior a ello ganar legítimamente el concurso, habiéndose publicado su nombre como ganador en los medios de prensa escrita nacionales, pues sin causa alguna ni mayores explicaciones los integrantes de la Corte Suprema de ese entonces, no procedieron a extender su nombramiento y posesionarlo en el cargo de Ministro Juez de la Corte Provincial de Justicia del Azuay, como se lo debía hacer en justicia, pero eso será parte de comentario en otro espacio.

De su recordada y querida Universidad de Cuenca, en su trabajo de Tesis previa la obtención del título de Doctor en Jurisprudencia, en 1974 escribió: “Además de lo dicho, en esta forma quiero dejar cumplido con la inaplazable obligación de satisfacer así sea brevemente este requisito indispensable previo a la culminación de mi carrera como pequeño homenaje pero colmado de gratitud a nuestra Universidad y a quienes la componen, como fiel testimonio de reconocimiento
por los beneficios recibidos, haciendo votos por sus mejores días y conquistas en bien de la juventud y de la patria”, siendo así que una vez más volvería a las aulas universitarias en el año 2003, para cursar el Diplomado Superior en Derecho Constitucional y Derechos Fundamentales, puesto que en el mundo entero se estaban dando cambios muy importantes en
los modelos constitucionales habiendo de por medio una llamada urgente a la actualización y modernización de los aparatos judiciales y estatales en materia de derechos humanos; aquello despertaría su interés y sería de utilidad y provecho para el ejercicio de la magistratura al servicio de la ciudadanía y de la administración de justicia ya que también pudo realizar durante el año 1999 una capacitación en el taller Teórico Práctico en la Escuela Judicial de San José de Costa Rica, sobre Derechos Fundamentales y Constitucionales, enfocados al Derecho Penal y Procedimientos Penales para la región.

Su recorrido no quedó allí, pues en el año 2006, tuvo una participación Teórico-práctica en Santiago de Chile, evento organizado por el Centro de Estudios de Justicia de las Américas CEJA-JSCA, con prácticas en los Tribunales de Justicia en Santiago, Valparaíso y Viña del Mar, con el propósito de realizar un “Análisis y la Observación Práctica de la Gestión del Nuevo Sistema de Justica Criminal Chileno” haciendo una pasantía en el Ministerio de Justicia y Policía Científica de Investigación.

Recordando y aplicando el Decálogo del Abogado de E. J. Couture, en cuanto establece en sus mandamientos: “1º Estudia. El derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día un poco menos abogado // 2º Piensa. El derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando // 3º Trabaja. La abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia…”, su inquietud por mejorar profesionalmente, actualizarse constantemente y aprender nuevas técnicas, lo llevó a cursar y obtener el título de Especialista en Derecho Penal y Justicia Indígena en el programa impartido por la Universidad
Autónoma de los Andes, en el año 2009. Posteriormente en ese mismo año, culmina y egresa del programa de estudios de la Maestría en Derecho Penal y Criminología.

Continúe leyendo este artículo en –> NJ179-Mayo

Impactos: 182

Categories: Perfil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *