Pedro Páez Bimos – NJ 149

Las inteligencias artificiales que se encuentran en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana, son herramientas que facilitan actividades cotidianas y que también, han aportado para la eficacia y eficiencia en sus diferentes aplicaciones industriales. Sin embargo, es importante señalar que han existido diferentes casos que han cuestionado esta forma regular de operación, como los casos de Tay de Microsoft o los diferentes algoritmos de Google, que han generado la siguiente interrogante ¿Las inteligencias artificiales pueden cometer delitos?, y aunque suene descabellado establecer una posible responsabilidad penal de estos bot’s, es importante establecer que hace varias décadas afirmar la existencia normativa de la responsabilidad penal de las personas jurídicas era impensable, inclusive la existencia propia de los robots o inteligencias artificiales pertenecían a la literatura de ficción más que a las de las ciencias exactas.

Por lo tanto, es importante revisar la normativa vinculante a estos hechos, así como revisar los principales casos que se encuentran vinculados en esta zona gris entre inteligencia artificial y delito, en coordinación con las opiniones o la información de expertos y profesionales entendidos en la materia, que pertenecen a la sociedad civil, con la finalidad de poder plantear ideas que permitan esclarecer ciertas inquietudes jurídico-intelectuales que están sucediendo en el presente, y no en un futuro a mediano y largo plazo, como se tenía previsto.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN LA ACTUALIDAD

La inteligencia artificial (IA) o artificial inteligence (AI), desde las últimas décadas ha tenido un desarrollo completamente interesante. Si revisamos en nuestras sociedades postmodernas, cada vez un número mayor de actividades cotidianas se encuentran vinculadas de una u otra forma con la IA. Y es que el nivel de sofisticación de la tecnología y la inversión que se destina cada año, hace posible el dinamismo en la industria. Desde los teléfonos inteligentes (smartphones) hasta los diferentes programas de computación que se retroalimentan de experiencias en su desarrollo –en un inicio puede ser comparable con el software “General Learner”1-, se vinculan de manera directa con las neurociencias, con el objetivo de emular los procesos cerebrales que tenemos los seres humanos.

Ahora bien, teniendo este panorama como una realidad actual, es importante reconocer que las TIC’s (information technology and comunication), prestan grandes facilidades y deben adaptarse a las sociedades, inclusive la UNESCO ha resaltado esta importancia en el contexto latinoamericano, sobre todo en el aspecto educativo, en el que puede ser de gran utilidad para poder generar nuevas pedagogías y permitir un canal seguro de comunicación, entre estudiantes y docentes, fomentando el aprendizaje, y eliminando trabas físicas en el área del aprendizaje.

Impactos: 65

Categories: Análisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *