143 – mayo 2018

Prófitas

A lo largo de los 10 años del mandato del ex presidente Correa, y fruto del importante acceso a recursos económicos del petróleo y deuda, las Fuerzas Armadas mejoraron significativamente su dotación operativa. Se hizo gala de compra de armamento, vehículos, helicópteros, aviones, radares y una repotenciación de la flota marítima. También del aumento de salarios a militares y policías. Inversiones que debían asegurar la seguridad interna y la defensa nacional.

Pero también se prescindió de oficiales en servicio pasivo a cambio de civiles quienes, en su mayoría, poco conocían del sector e incluso lo habían enfrentado en sus luchas políticas, tal fue el caso del ex ministro Xavier Ponce. Además, se hizo a un costado a los servicios de inteligencia militar y policial que reportaban al Presidente y fueron reemplazados por una Secretaría de Inteligencia que, por los hechos mostrados estas últimas semanas, fue más una organización con objetivos “políticos” antes que de seguridad nacional.

No debe escapar del análisis las consecuencias sobre el Ecuador del desenlace del conflicto colombiano. En su momento se hablaba de la estrategia del “yunque y martillo” para contener tales consecuencias, cosa que no se aplicó.

Para leer el artículo completo ingresa: http://www.novedadesjuridicas.com.ec

 

Impactos: 58

Categories: Prófitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.